Ad image

Las andanzas de un diputado que era de Morena, y hoy candidato del PT

Javier Peralta
5 Min Read

RETRATOS HABLADOS

El futuro legislativo de Morena en Hidalgo no debe tener similitud alguna con sus actuales representantes, dispuestos, una, a invocar al pueblo como eje central de su actuar, y a otro, ya afiliado a la franquicia del Grupo Universidad, pero siempre dispuesto a la confrontación cuando sus muy particulares intereses no han sido satisfechos. Y en ambos casos un personaje al que se le achacan todos los yerros cometidos en el proceso de selección de candidatos a cargos de elección popular, el dirigente morenista en la entidad, Marco Antonio Rico Mercado.

El origen, por supuesto, es que la diputada local, Lisset Marcelino Tovar, y su colega, Fortunato González Islas, ya candidato del Partido del Trabajo a la curul federal por Huejutla, pero que en tanto decidió mantenerse como representante de Morena en el Congreso local, no recibieron luz verde para estar hoy rumbo a un cargo de elección popular con la bendición directa del partido presidencial.

Ambos, conocidos y reconocidos porque de la ignorancia legislativa han hecho gala en todo momento, y porque están ciertos que son líderes populares, sirven sin embargo para que la futura bancada morenista, sepa lo que no debe hacer para no denigrar, todavía más, el trabajo en la Cámara de Diputados.

La falta absoluta del sentido de lealtad a un instituto político, aderezada con la intromisión en todo momento del senador César Cravioto, han dado como resultado que el dirigente morenista en la entidad, Rico Mercado, se haya visto reducido a ser el blanco de todos los ataques habidos y por haber, incluso de un patético personaje como Fortunato González, ya embarcado en la aventura del Grupo Universidad, que pretende a toda costa disminuir, con este tipo de personajes, el poder de decisión del gobernador Menchaca Salazar.

Porque hay que decirlo una vez más: el PT de ninguna manera puede considerarse fiel representantes del morenismo, si en cambio de sus muy particulares intereses, luego de haber sido rematado al mejor postor, que para el caso fue el grupo político, que tiene casa y sustento en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

Fortunato González, que tiene como único atributo haber popularizado su mote de “Compa Nato”, no está de acuerdo con lo que no lo beneficia, y por eso llamó payaso al citado Rico Mercado, porque, según él y Lisset, pretendió imponer en la coordinación de la bancada de Morena, al legislador, Luis Ángel Tenorio Cruz, bancada a la que, el dichoso Compa pertenece, pero no pertenece.

Personaje de la farándula más lamentable de la política hidalguense, dirigió un furibundo discurso en el que reflexionó acerca de la literatura de Asimov, al sostener que no son legisladores mecánicos o robóticos, porque poseen cerebro, y por eso se negaban a la imposición de Tenorio.

Es decir, ya con un pie en trapecio que lo lleva a brincar de Morena al PT, con el conocimiento de lo que representa ese paso al partido del grupo Universidad, que además para entender esta situación tiene cerebro y no es un diputado mecánico o robótico, don Fortunato todavía sostuvo que se dejaba sentir, “la imposición del payaso, Marco Antonio Rico”.

En un afán claro, evidente, de cumplirle a sus hoy patrones, empeñados en restar todo lo que se pueda a la administración del mandatario hidalguense, y porque siguen con la idea de que pueden ser un gobierno alterno, incluso opositor al de una administración emanada del partido eje de la alianza, que pretende conservar la presidencia de la República. Y como nunca para estos trabajos de zapa, que el actuar de un saltimbanqui.

Mil gracias, hasta mañana.

Correo: jeperalta@plazajuarez.mx

X: @JavierEPeralta

Loading

Share This Article