Ad image

Humanos mutantes

Jorge Carrasco
2 Min de Lectura

CINE DE HOY

En un futuro cercano, ha comenzado a producirse una enfermedad que hace que los humanos muten en animales; se desconocen las causas y no hay cura conocida. La familia Maridadze es una prueba viviente de ello. La madre ha sido recluída en un centro especial y su esposo Francois (Roman Duris) y su hijo Emile (Paul Kirchner) deben mudarse hacia el sur para estar cerca de ella. La cosa se complica cuando el vehículo que los transportaba se accidenta, escapando 40 de estos mutantes.

Se trata de “Criaturas asombrosas”, tercer largometraje del director francés Thomas Cailley, que se acaba de estrenar en la Cineteca de las Artes.

El guion del propio director y Pauline Munier hace hincapié en el miedo y los prejuicios que existen sobre las diferencias.

Los mutantes son rechazados por su apariencia y aún temidos por los propios familiares. Emile rompe con ese miedo auxiliando a Fix (Tom Mercier) para que aprenda a volar, aunque eso puede deberse a que en su cuerpo se encuentra el virus que lo convertirá en lobo.

Adele Exarchopoulos tiene la parte femenina del asunto, como la esforzada teniente Julia Izquierdo y Saadia Bentaieb es una chica con déficit de atención que hace el amor con Emile.

“Le règne animal” resulta pues, una inquietante alegoría social que deja al descubierto los miedos y las fobias de una sociedad que teme las diferencias de cualquier tipo. 

Loading

Compartir esta nota