Ad image

Resignifiquemos el concepto de educadora

Patricia González López
5 Min Read

IGUALDAD SUSTANTIVA, EMPODERAMIENTO EFECTIVO. 

A propósito del “Día de la Educadora en México” del pasado 21 de abril, las y los educadores fueron homenajeados como muestra de valorar su trabajo en la educación preescolar para fortalecer la educación temprana.

Fue el pedagogo alemán Friedrich Fröbel quien contribuyó grandemente a la educación preescolar con proyectos pedagógicos y materiales didácticos que resaltaron la importancia de las personas profesionales de la educación preescolar, por lo que la fecha de nacimiento del pedagogo enmarcó la celebración; además de ello, subyace la denominación de jardineras que hizo a las maestras de preescolar luego de que en un sentido figurado los infantes ocuparan el lugar de plantas de un jardín de niños.

El término de “jardineras”, metafóricamente hablando, junto con la cultura patriarcal, machista y misógina prevaleciente en México, impacto fuerte y determinante en la violencia de género minimizando a las profesionales de la educación preescolar en “cuidadoras de niños pequeños” o “niñeras” por suplir el rol de sus madres en el jardín de niños como tarea exclusiva de mujeres. 

Por otra parte, el gobierno de México con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, establece que la fuerza laboral de las y los profesionales de la educación preescolar hasta el cuarto trimestre del 2023, fue de 262 mil personas, representando el 3.94 por ciento la ocupación de hombres y el 96.1 por ciento mujeres, cuyo salario promedio fue de 6 mil 900 pesos, trabajando alrededor de 26 horas por semana, con un promedio de edad de 38 años.

Con diferencia entre las entidades federativas, los mejores salarios promedio para las y los profesionales de la educación preescolar fueron Tabasco con 11 mil 400 pesos, Baja California con 10 mil 800 pesos, y Jalisco con 10 mil 600 pesos. La fuerza laboral fue mayor en el Estado de México con 32 mil 500, Veracruz con 20 mil 100 y Jalisco con 19 mil.

Al respecto Ximena Monserrat Osanaya Hernández, cita algunas reflexiones relevantes acerca del día de la educadora para lamentar que la educación preescolar es una profesión que en la actualidad se encuentra muy desvalorizada y poco reconocida por razones de género.

Aunque por cuestiones políticas y por las reformas educativas se considera que la educación preescolar forma parte de los tres niveles de educación obligatoria, la sociedad sigue pensando que el jardín de niños únicamente es un espacio donde los alumnos van a jugar, a hacer amigos, a ser cuidados en lo que sus papás regresan de trabajar o, simplemente, que es una oportunidad para que se vayan adaptando a la vida escolar que les espera tres años después, mirando a su educadora como una cuidadora o niñera.

De esta manera, considerando las perspectivas que la sociedad tiene sobre la educación preescolar, se encuentra que hay muchas dudas y muchas explicaciones que dar acerca de la gran labor que en realidad desempeña una educadora.

En primera instancia, la edad preescolar abarca desde su nacimiento a los 6 años, y es fundamental tener en cuenta que esta etapa es la más importante en la formación de un individuo. Es justamente el momento en el que los niños pueden adquirir un sin fin de información, recursos, herramientas y experiencias de aprendizaje que tendrán un gran impacto en su desarrollo integral y, consecuentemente, en su vida futura. 

Por tanto, una educadora es una profesional, más que una niñera o que una cuidadora, que académicamente se ha preparado para atender las necesidades de las y los infantes para comprender y aprender sobre el desarrollo infantil, y así poder implementar actividades para acompañarle en su desarrollo intelectual, social, afectivo-emocional, y físico.

¡Transitemos de un concepto de educadora centrado a que es una cuidadora o niñera, a una profesional de la educación!

Loading

Share This Article