Ad image

La silla de Vasconcelos. El perfil de los secretarios de educación

Dr. Cesar Garcia
4 Min de Lectura

AGENDA EDUCATIVA

En la historia de la SEP, quizá hay tres etapas clave para entender la relevancia de quienes han quedado al frente de la Secretaría y los cambios que se han dado hasta el presente. 

El primer momento fundacional comenzó en 1921 con José Vasconcelos, pensador preocupado por llevar la cultura al pueblo a través de la literatura. Continuó con Jaime Torres Bodet, impulsor de los libros de texto gratuitos, y culminó con Agustín Yáñez, promotor de la alfabetización. Todos ellos compartían un perfil de formación amplia, destacándose como filósofos, académicos, poetas, escritores, juristas, diplomáticos y políticos.

Aunque los periodos de algunos secretarios de educación al frente de la SEP fueron breves, esto no parecía deberse a una falta de perfil o capacidad intelectual y cultural, sino a la inestabilidad política. Y, una vez que se logró la estabilidad política, sobre todo a partir del gobierno de Lázaro Cárdenas, un mayor número de secretarios iniciaron y concluyeron su mandato junto con el gobierno en turno.

Un segundo momento al frente de la SEP, se da a partir de los años 70, empieza con un nuevo perfil de formación del derecho y el auge en los perfiles especializados en economía. Las excepciones de este período quizá sean los perfiles de Fernando Solana y José Ángel Pescador. El capítulo de esta historia de la SEP puede cerrarse en el año 2000 cuando el perfil de los secretarios de educación se diversifica aún más. 

El tercer momento en la historia de la SEP y sus secretarios, se da en el gobierno de Vicente Fox, en la cual el secretario tiene el perfil de químico. Sin bien es cierto que estaban algunos secretarios con el perfil de abogados (Emilio Chuayffet) y de economistas (Josefina Vázquez Mota y Esteban Moctezuma), los perfiles de los nuevos secretarios se empezaron a orientar a las ciencias políticas (Alonso Lujambio, Otto Granados) y administración pública (Aurelio Nuño), medicina (José Ángel Córdova) y ciencias de la educación (Delfina Gómez, Leticia Ramírez). 

En esta última etapa, el gobierno de AMLO estableció una suerte de continuidad y cambio. De entrada, el perfil del secretario de educación, Esteban Moctezuma, era de economista, pero luego cambió a las secretarias al frente de la SEP. Ambas con perfiles en ciencias de la educación (normalista, en el caso de Leticia Ramírez).  El argumento de colocar a quien conociera el sistema educativo nacional y que estuviera frente a grupo (la experiencia docente), auguraban una ruta distinta. Sin embargo, no fue así, quedó la impresión del uso de la silla de Vasconcelos, sólo como un medio para escalar a otro puesto político. Dicho de otra manera, empezó a hacerse más evidente, que el paso por la SEP se volvía un medio para alcanzar otro fin (una embajada, una gubernatura u otra secretaría). 

En el caso del gobierno de la virtual presidenta, Claudia Sheinbaum, recientemente ha nombrado a Mario Delgado. Las críticas más duras advierten que quien ocupará la silla de Vasconcelos, pese a tener una formación académica y un perfil profesional de economía, está ahí más por un compromiso político. Todo augura que se pierde una oportunidad educativa.

X@cesargarcia131

Loading

Compartir esta nota