Ad image

Defensa de Baldwin presenta una llamada al 911

Agencia EFE
3 Min de Lectura
Agencia EFE

El equipo de Alec Baldwin presentó el contenido de una llamada al 911 pidiendo ayuda tras el fatal accidente que acabó con la vida de la directora de fotografía del filme ‘Rust’, Halyna Hutchins, en los alegatos del juicio contra el actor, que continuó el día de ayer en Santa Fe. 

El abogado de Baldwin, Alex Spiro, abrió el alegato del actor estadounidense, acusado de homicidio involuntario, mostrando al jurado el audio en el que se escucha a alguien avisar que habían disparado “accidentalmente a dos personas” en el set en el que se llevaban a cabo las grabaciones de la película.

“En el Rancho Bonanza Creek hay dos personas heridas accidentalmente en un set de filmación por un arma de utilería. Necesitamos ayuda inmediatamente”, se percibe en el audio. 

La persona que llamó atribuye la responsabilidad de los disparos al asistente de dirección (AD) de la película: “Ese jodido AD, él es el responsable”, se escucha.

Spiro comenzó sus argumentos principales alegando la inocencia de Baldwin, y a lo largo de su intervención aseguró que el actor solo estaba cumpliendo con su rol como actor. 

También dijo que la Fiscalía solamente había centrado su investigación en acusar a Baldwin como el principal responsable de la muerte de Hutchins, quitando el peso al equipo responsable de la seguridad en el set, como el asistente de dirección, Dave Halls; el proveedor de municiones Seth Kennedy; la maestra de utilería, Sarah Zachry; y la armera Hannah Gutiérrez Reed. 

Halls ya fue condenado a seis meses de libertad condicional y Gutierrez Reed fue declarada culpable y sentenciada a 18 meses de prisión.

Por su parte, la fiscal especial Erlinda Johnson comenzó sus alegatos enfocándose en la responsabilidad que tenía el actor de seguir los protocolos de seguridad en el set, y lo acusó de haberlos violado.

Baldwin ha sostenido en varias entrevistas que no apretó el gatillo del arma y que esta se disparó sola, pero la Fiscalía aseguró que a lo largo del juicio algunos testigos relataron que vieron al actor poner el dedo cerca del gatillo. 

También resaltó que en doce pruebas realizadas en el arma por el FBI, las autoridades determinaron que no había ninguna anomalía para que el arma hubiese podido dispararse por sí sola.

Loading

Compartir esta nota