Ad image

La educación está en Campaña. Los lugares comunes.

Dr. Cesar Garcia
4 Min Read

Agenda educativa

De acuerdo al primer debate de las elecciones presidenciales, parece que el problema educativo se ha agotado en promesas educativas y los lugares comunes (más becas, más escuelas) con críticas a programas existentes y propuestas de continuidad. 

En ese sentido, Mexicanos Primero, asociación civil enfocada en influir en la política educativa, está colocando temas educativos pendientes en la opinión pública y los candidatos presidenciales. El punto de coincidencia entre la acción de Mexicanos Primero con la percepción social es que las políticas educativas requieren salir de los lugares comunes frente a los problemas que se han arrastrado por décadas. 

Mexicanos Primero, desde el enfoque del derecho a la educación y desde una investigación educativa basada en la evidencia expone, con datos duros, las condiciones (infraestructura básica y tecnológica) de las escuelas y las condiciones del aprendizaje. Van algunos datos que presenta en su página web oficial y el comunicado (8 de abril del 2024) posterior a las candidaturas presidenciales.

En infraestructura básica, de 200 mil 957 escuelas, “las escuelas carecen de servicios básicos como luz, agua y sanitarios que favorecen ambientes propicios de aprendizaje; 26 mil 463 operan sin luz, 43 mil 358 sin lavamanos y 5 mil 950 sin sanitarios”.

En infraestructura tecnológica, “la mayoría de las escuelas carecen de recursos tecnológicos y conexión a internet: 127 mil escuelas de preescolar a medio superior (53.7 por ciento) que no cuentan con una computadora para propósitos pedagógicos y 168 mil 163 (70.7 por ciento) no tiene conexión a internet”. Y “el Estado invierte un presupuesto mínimo en formación continua de docentes: 96 pesos por docente en 2024”.

En condiciones de aprendizaje, “los estudiantes no han desarrollado los aprendizajes necesarios para aplicar sus conocimientos en situaciones cotidianas: 2 de cada 3 estudiantes de 15 años al concluir la secundaria e ingresar al bachillerato, no pueden usar sus aprendizajes en matemáticas para resolver sus problemas de la vida cotidiana y 1 de cada 2 no puede comprender lo que lee”. 

Los datos anteriores nos llevan a pensar diversas preguntas de política educativa. En términos de infraestructura básica y tecnológica de las escuelas de nivel básico ¿cómo estaban las escuelas antes del gobierno de la 4T y cómo se encuentran ahora? Dicho de manera más simple, ¿en el sexenio 2018-2024, hay un mayor número de escuelas con luz, agua y sanitarios que favorecen el aprendizaje?

En términos de aprendizaje de alumnos de educación básica, ¿cómo vamos? ¿Hay datos y conclusiones distintas a la prueba PISA? Finalmente, en el caso de la formación continua docente, ¿qué tanto se refleja la valoración docente? En el siguiente número revisaremos los datos de la SEP y Mejoredu como parte de la evaluación de la política educativa vigente. Ya es tiempo. 

x@cesar_garcia131

Loading

Share This Article