Ad image

Cactus huérfano

Jorge Carrasco
2 Min de Lectura

CINE DE HOY

Hugo (Juan Daniel García Treviño) pierde el camión que lo llevaría al entierro de su padre, con el que no guardaba una relación estrecha. Trajeado, tiene una apariencia triste, y carga un cactus llamado Adolfo, que es la única herencia de su padre.

La guapa Momo (Rocío de la Mañana), ataviada como Amelia Eckhardt se compadece de él y lo invita a una fiesta de disfraces.

A lo largo de la noche nacerá entre ellos una profunda relación que los llevará a confesarse sus anhelos y temores. Se trata de “Adolfo”, primer largometraje de Sofía Auza, que se exhibe en la Cineteca de las Artes con gran éxito.

A lo largo de 70 minutos, la realizadora logra unos diálogos frescos e inteligentes, alejados de los estereotipos del cine nacional, auxiliada por una carismática pareja central encabezada por el arielado intérprete de “Ya no estoy aquí” y la carismática participante de “Nuevo orden”.

Ellos tienen una química que saca adelante el proyecto que ganó el Oso de Cristal a la Generación 14 plus y que le significó el Mezcal como mejor actriz en el Festival de Guadalajara a Rocío.

Por todos estos motivos “Adolfo” es un filme que no hay que perderse, sobre todo para apoyar al nuevo cine mexicano hecho por mujeres.

Loading

Compartir esta nota