Ad image

Vibrando y golpeando

Ana Luisa Vega
3 Min de Lectura
Ilustrativa

RELATOS DE VIDA

Otro día más de escuela, la entrada del fin de semana, la mayoría ya sin ganas, con cansancio, con necesidad por salir huyendo del salón de clases y comenzar a divertirse con los amigos.

La sensación térmica propiciaba aún más el sentir general de desesperación por concluir la jornada escolar, y darse un espacio en donde las libretas, proyectos, exámenes, no estuvieran rondando sus mentes.

Un grupo de alumnos, entre ellos Renata, hacían fila para recibir la firma del trabajo del día, y ante el calor, el piso parecía un buen lugar para esperar tranquilos a que les tocara su turno.

La revisión se había extendido un poco, y decidieron relajar su cuerpo y recostarse sobre el piso frío, de esta manera hacían frente al bochorno que se sentía en el salón, y para llegar a su turno, simplemente se deslizaban evitando la fatiga de levantarse y volverse acomodar.

Así fue como Renata quedó justo abajo del contacto instalado en la pared, como a un metro de altura sobre el piso, sitio donde se encontraba conectado un celular que reposaba sobre el cuadro del cargador.

Todo seguía normalmente, con ruido y risas, mientras algunos terminaban el ejercicio asignado, y al concluir se unían a la fila que reposaba plácidamente en el largo escalón en donde el docente impartía la cátedra.

La estudiante revisaba su celular esperando su oportunidad de recibir la firma, cuando sintió un fuerte golpe en la frente, al parecer el dispositivo móvil que se encontraba conectado recibió un mensaje y al encontrarse en modo de vibración, se cayó de su base, descendiendo justo arriba de su ceja.

Espantada se sentó para ver lo que había pasado, su cara comenzó a tornarse roja, posiblemente de la pena por haber sido golpeada y también por el dolor que comenzaba a sentir.

Cuando se quitó la mano de la frente, sus compañeros le avisaron que tenía una abertura y empezaba a fluir un poco de sangre; asustada se levantó abruptamente y, acompañada de sus amigos, salió del salón hacia la enfermería de la escuela.

Loading

Compartir esta nota