Ad image

Sea el amor por Pachuca el que decida

Javier Peralta
3 Min de Lectura

RETRATOS HABLADOS

Los debates llegan a su fin.

Por muchas razones, el de los aspirantes al gobierno municipal de Pachuca, nos deja una imagen clara no solo de las personas, sino de los partidos políticos que los postularon y, déjeme decirle, que la zozobra, la incredulidad, la certeza de que no hay certeza, se incrementó luego de ver y escuchar a cada uno de los debatientes.

Algo que apena y despierta un sentimiento de preocupación, es la descalificación gratuita como elemento de la polémica, es decir, afirmar con absoluta certeza, fundamentada en quién sabe qué elementos, que el otro es el que no sabe, ignorante, por lo tanto; que el otro está equivocado en todo, nadamás porque yo lo digo; que el otro no tiene razón, porque, de nuevo, yo lo digo.

Ese camino, manejado hasta la saciedad en estos últimos cinco años en el plano federal, solo se ha traducido en una sociedad dividida, que entiende, acepta, que solo hay una opción: ser parte de un bando o ser el enemigo del pueblo. Y así no se camina a ninguna parte, como no sea a la consolidación del poder unipersonal, que, por supuesto sirve al que lo tiene, pero a los demás no.

La única escuela real que puede existir en el ejercicio de la política, es la que se fundamenta en la filosofía, no en la gestación constante y apurada de caudillos, o remedos de estos. La filosofía da como fruto un ser humano íntegro, sin necesidad de que se inventen y se reinventen más oficinas de auditoría, o se llegue al absurdo de construir oficinas de cristal para que todo sea vea, y al final solo se vea lo que el del poder desea.

En fin. El debate pachuqueño dejó una visión clara de lo que hoy mismo sucede en la sociedad mexicana: el odio absoluto y radical a la política antigua, por supuesto con sus razones que son muchas, pero sin la menor capacidad de autocrítica para saber si quien emite veredictos, por lo menos sabe cuál es el ideal del ejercicio político, cuáles los fundamentos en el conocimiento universal que solo la filosofía, su conocimiento real, puede ofrecer.

En fin. Ya en vísperas de los comicios, cada quien tendrá su voto decidido, solo esperamos que al final del día haya sido su profundo sentimiento de hermandad con los habitantes de la capital hidalguense, los que hayan guiado esta acción.

Que sea para bien de todos y cada uno de los pachuqueños, de nacimiento o de adopción.

Mil gracias, hasta el próximo lunes.

Mi Correo: jeperalta@plazajuarez.mx

X: @JavierEPeralta

Loading

Compartir esta nota