Ad image

No es el PT, es el dueño de la franquicia

Javier Peralta
5 Min Read

RETRATOS HABLADOS

El Partido del Trabajo no existe en Hidalgo. Existe, sí, el grupo político denominado Universidad, que decidió rentar el nombre del instituto político citado, porque el PT carece de estructura alguna en la entidad, y hasta antes de entrar al negocio de las franquicias, simplemente no representaba nada.

Hoy han logrado algo único y hasta curioso en territorio hidalguense, donde les fue cerrada la puerta para lograr candidatura alguna a diputaciones locales y alcaldías en alianza con Morena, partido que incluso logró retiraran toda propaganda relacionada con la Cuarta Transformación. Único y curioso, porque, confirmado que no podían nominar a ningún aspirante al Congreso local ni a presidencias municipales en la modalidad de “Alianza”, aplicaron el Plan B, consistente simplemente, en que sean sus dueños actuales, los que usen a su antojo las candidaturas.

Eso sí, se mantendrán unidos a Morena y Verde en la campaña presidencial de Claudia Sheinbaum, pero a nivel local, nada de nada, porque, para variar, el Grupo Universidad va por su enésimo enfrentamiento con un gobernador en funciones.

De tal modo que cualquier afirmación de cualquier funcionario del PT, no es el PT, es el grupo político citado, que hará todo lo que sea necesario, para evitar se quite una coma a la actual Ley Orgánica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, que le entregó todo, absolutamente todo a quienes han manejado los presupuestos de la institución educativa, durante más de 35 años.

Será pues una guerra sin cuartel, en la que, una vez más, reaparece el nombre del ya legendario líder del grupo citado, Gerardo Sosa Castelán, y el gobernador, Julio Menchaca Salazar, en un nuevo capítulo de esta larguísima historia, de la que siempre, o casi siempre, ha salido airoso el que, hoy por hoy, es la máxima autoridad política y financiera de la UAEH.

Así las cosas, el escenario de la alianza “Sigamos haciendo historia”, simplemente no fue, y el PT pasó de la táctica de la tranquilidad a la de la denuncia, y ya con una nueva leyenda que denominaron “Podemos hacerlo”. 

Como se le quiera ver, el hecho es que el Grupo Universidad previó prácticamente todo, y por eso la adquisición de la franquicia petista, desde donde postuló a cargos en el Congreso local, diputaciones locales, federales y al Senado, a miembros de absoluta devoción a su máximo líder.

No es pues el PT, que nunca ha tenido presencia real, como no sea formar parte del selecto grupo de partidos satélites, hoy partidos Airbnb, que ofrecen hospedaje y uso de sus instalaciones, léase logotipo y nombre, por una tarifa previamente acordada.

Es el grupo político con el poder alterno más importante en Hidalgo, que ha sobrevivido prácticamente a todo, y que, en su edad otoñal, está dispuesto a dar su última y más seria batalla, para conservar todos y cada uno de sus privilegios, que tienen que ver con el manejo presupuestario de nuestra Máxima Casa de Estudios.

MINUTARIO. – Jesús Murillo Karam, ex gobernador de Hidalgo, finalmente fue trasladado a su casa, bajo la modalidad de prisión preventiva. Todos saben que fue el “chivo expiatorio” de un sexenio que vive sus últimos momentos, y que las acusaciones bajo las que se le detuvo, son imposibles de probar. Es decir, simplemente se le detuvo desde el año pasado, sin que ninguno de los cargos tuviera fundamento, porque él, ni desapareció a los normalistas, ni en modo alguno los agredió. Su detención sirvió, sin embargo, para ver con claridad el valor real de la amistad que tantos manifestaron de dientes para afuera, pero nunca abiertamente. Porque la amistad se cae, cuando ya no conviene políticamente. Y de eso vimos muchos, muchos casos, en que lo negaron no una, no dos, no tres, sino todas las necesarias. Sigo con la idea de que es uno de los políticos más inteligentes, y tal vez el único que pudo haber salvado al PRI.

Mil gracias, hasta mañana.

Correo: jeperalta@plazajaurez.mx

X: @JaviereEPeralta

Loading

Share This Article