Ad image

Las fuertes lluvias continúan golpeando el norte de Italia, con el Véneto en alerta roja

Agencia EFE
5 Min de Lectura
Agencia EFE

Las fuertes lluvias continúan sacudiendo este viernes el norte de Italia, con especial fuerza en las regiones del Véneto, que se encuentra en alerta roja, y Lombardía, donde se busca a una persona desaparecida y en cuya capital, Milán, y su provincia no cesan las inundaciones por el desbordamiento de varios ríos.

El presidente del Véneto, Luca Zaia, ha abierto una unidad de crisis tras decretar el estado de emergencia, después de que las intensas precipitaciones hayan afectado a toda la región, como la provincia de Venecia, pero, sobre todo, la zona entre Vicenza y Verona, donde las cuencas hidrográficas no logran contener el agua caída en las 48 últimas horas.

“Estamos en dificultades”, declaró Zaia, que calificó la ola de mal tiempo como “un fenómeno excepcional por su estacionalidad y características”, reconoció que no se esperaban “un temporal como éste en pleno mes de mayo” y pidió a los ciudadanos que no se movieran de sus casas “salvo lo estrictamente necesario” .

Particularmente grave es la situación en Castelfranco Veneto (Treviso), donde cayeron 100 milímetros de lluvia en una hora y se desbordaron dos ríos, por lo que el alcalde, Stefano Marcon, que también es presidente de la provincia, anunció el cierre de todas las escuelas, según los medios locales.

El río Muson, cuyo nivel se había acercado al máximo, provocado inundaciones en varios municipios de su cuenca, ha terminado por desbordarse en Rustega (Padua) por la rotura de un dique, lo que ha obligado a trasladar hasta allí a equipos de bomberos y socorristas fluviales de varias ciudades que están evacuando a los vecinos de algunas viviendas que habían quedado aisladas.

También se mantiene alta la atención en la cuenca del río Mason, cerca de Padua, cuyo nivel se está acercando al máximo tras las lluvias de las últimas horas, que han provocado inundaciones en varios municipios situados junto a un embalse a punto de desbordarse.

El Departamento de la Protección Civil mantiene para la jornada de hoy el estado de alerta roja en el Véneto y de alerta naranja para Friuli Venecia Giulia y Lombardía, donde la situación también es crítica, con caídas de árboles, daños en puentes e inundaciones y donde están trabajando más de 700 voluntarios de Protección Civil sobre el terreno.

En la localidad lombarda de Cantú, un hombre de 66 años se encuentra desaparecido desde anoche, después de ser arrastrado por las aguas del torrente Serenza a causa del derrumbe de un puente sobre el que se encontraba con dos amigos, que pudieron salvarse gracias a la intervención de los bomberos.

También se ha visto azotada por fuertes tormentas de lluvia la ciudad de Mantua, con calles y sótanos inundados, techos descubiertos y árboles derribados, mientras que el granizo, con bolas de hielo de 5 centímetros, ha causado problemas en particular los municipios de Goito y Castiglione delle Stiviere, según las mismas fuentes.

Además, prosiguen las operaciones de socorro en Bellinzago y Gessate, cerca de Milán y que se han visto inundados por los torrentes Trebbia y Molgora, lo que obligó tanto a los bomberos como a la Protección Civil a vaciar sótanos y cobertizos, mientras el derrumbe de dos puentes ha dejado aislada a una decena de personas.

Los niveles de los rios Po, crecido en Lombardía y en Emilia-Romaña, están siendo vigilados de cerca, ante el temor a que se desborde, mientras se cuentan también los daños causados a la agricultura, con cientos de hectáreas de maíz, grano, soja y hortalizas sumergidas, tierras arrasadas y viñedos dañados en las últimas 24 horas.

Así lo informa la mayor asociación de agricultores y ganaderos del país, Coldiretti, que recuerda que mientras tanto la lluvia golpea el norte del país, una ola de calor sacude el sur, con la isla de Sicilia atravesando una grave sequía y donde ya no se puede garantizar la alimentación de vacas y ovejas.

Loading

Compartir esta nota