Ad image

Gobierno de Milei transforma el medio público Télam en un agencia de publicidad

Agencia EFE
2 Min de Lectura
Agencia EFE

El Gobierno de Javier Milei dispuso este lunes la transformación de la agencia de noticias pública Télam en una agencia de publicidad, bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete de Ministros.

Mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial, Télam se transformó en una “Agencia de Publicidad del Estado Sociedad Anónima Unipersonal” (Apesau), que tendrá por objeto operar como agencia de publicidad y propaganda, es decir, la elaboración, producción, comercialización y distribución de material publicitario nacional e internacional, tanto en Argentina como en el exterior.

El Poder Ejecutivo ejercerá, a través del vicejefe de Gabinete de Ministros, los derechos societarios que le correspondan al Estado por su participación en el capital accionario de la nueva agencia de publicidad.

El decreto justificó el cambio del objeto social de Télam -de agencia de noticias a agencia de publicidad y propaganda- en “la necesidad de alinear sus operaciones con un nuevo enfoque estratégico” de la sociedad, “concentrando los recursos de la empresa en aquella área que ofrece mayores oportunidades de crecimiento y rentabilidad a largo plazo”.

Télam transfiere a medios públicos y/o a terceros los servicios periodísticos y de agencia de noticias, el personal, los bienes muebles e inmuebles, marcas, registros, patentes y demás bienes inmateriales y todos aquellos bienes que a la fecha de dictado del decreto se encontraban afectados al uso de los servicios periodísticos y de agencia de noticias.

El Ejecutivo de Milei decretó en febrero pasado la intervención de Télam por un año y en marzo clausuró las redacciones e incentivó el vaciamiento de la plantilla a través de retiros voluntarios, aceptados por -al menos- 340 de 770 empleados.

Al mismo tiempo, los empleados que no aceptan los retiros voluntarios llevan 118 días de acampe a las puertas de la sede de lo que hasta hoy era la agencia de noticias estatal.

Compartir esta nota