Miguel Rosales

¿Servir a la Patria…o lucha de egos?

Escrito por  |  Domingo, 09 Agosto 2015 10:56

La cantidad se pretende imponer a la calidad, no importa el perfil tanto como la relación de amistad con alguien que pudiese influir en los procesos de selección de candidatos; hoy día pareciese que cada loco trae su propio tema, pero lo cierto es que cada cual tiene la mira bien puesta en los comicios electorales fuertes que se avecinan en lo que resta del sexenio.

 

Los embriones y su estela de luz, es decir, los posibles candidatos y su séquito de lambiscones ya no tardarán en moverse, en lo que denominaríamos una pre de la pre campaña.

 

 

Cada cual por su lado y en su particular estilo estará buscando notoriedad, todos ávidos de seguir vivos en la política mexicana, haciendo declaraciones que les permitan aparecer como noticia relevante en los medios de comunicación. El impregnarse de pueblo será indispensable para hacer notar que “este sí merece ser candidato”, aunque antes de ello ni siquiera se dignaban a bajarle al pueblo aquellos recursos que alguna vez prometieron y que pronto nuevamente volverán a prometer, por aquello de que el prometer no empobrece.

 

 

Las pugnas, el egocentrismo, la vanidad, la lucha por el poder, se da en todos los niveles donde se ejerza la política, y esa es la razón por las que aquellos que se sientan merecedores de servir al pueblo, intentarán ponerles piedras en el camino a sus hermanos de estatutos partidistas.

 

 

Los golpes bajos son la suerte principal de los fajadores políticos, que no se dejarán quitar tan fácilmente la nominación por la que tantos años han trabajado.

 

 

La carrera por las candidaturas ya empezó; materialmente, comenzaron desde el día siguiente a la toma de posesión del futuro representante popular desempleado.

 

 

Permítaseme una reflexión llena de candidez, realmente las noches de desvelo de los suspirantes ¿serán por tener un verdadero amor a la patria, o solo es amor al dinero y a sí mismos?

 

 

Si fuese lo primero, es decir, si su impulso fuese el amor a la Patria, seguramente no propondrían que la franja fronteriza y la de playa fuese vendida a extranjeros, tampoco promoverían marchas o mítines en contra de algún político en particular solo con el objetivo de traerlo con el “mecate corto”; ni mucho menos dejarían en la trivialidad temas fundamentales para el País como lo es la seguridad, la economía y el desempleo; aunque en esto último podemos levantarnos el ánimo cuando vemos que a otros tampoco le ha ido tan bien.

 

 

Pienso también que, si hubiese un verdadero amor a la patria, los posibles candidatos no amenazarían con cambiarse de Partido o, en su caso, irse de independientes.

 

 

La segunda opción, amor al dinero y a sí mismos, creo que eso no pasa por la mente de ninguno de los políticos nacionales, pues ya sabemos que “la patria es primero” y hay que dar hasta la vida para defenderla.

 

 

Creo en México y en los mexicanos que diariamente se parten el alma por llevar comida a sus casas; de ahí deben salir las nuevas generaciones de políticos, los que no se preocupen por la imagen y si por las necesidades sociales; políticos que no solo estén comprometidos, sino también involucrados en la problemática nacional; compromiso y voluntad política, y la memoria bien fresca para que no olviden quienes los llevaron al lugar donde se encuentran.

 

 

Las palabras se las lleva el viento, pero mi pensamiento escrito está.

 

 

L.D. MIGUEL:.ROSALES:.PÉREZ:.

Balas perdidas…

Escrito por  |  Domingo, 26 Julio 2015 00:00

La vanidad los pierde, los hace dar brincos y revolcarse entre el lodazal de la mezquindad, eso es lo que sucede entre quienes se dedican a la hoy denigrada actividad de la política; en ese caminar en donde ninguno de ellos quiere estar en el anonimato y todos pretenden ser el novio en la boda; por ello, van cometiendo un sinnúmero de barbaridades que en lugar de entenderlos, uno no tiene otra alternativa más que repelerlos. 

No hay lealtad donde vive la ingratitud

Escrito por  |  Domingo, 12 Julio 2015 00:00

En cualquier relación de trabajo el “buen trato” hacia el personal es fundamental para tener un excelente clima laboral; en tales circunstancias, los trabajadores se encontrarán comprometidos e involucrados en el crecimiento de su fuente de empleo; pondrán todo su esfuerzo y talento en beneficio de aquél que, además de ser su patrón, los trata como si fuesen sus amigos.

 

La vida es solo un suspiro.

Escrito por  |  Domingo, 05 Julio 2015 00:00

Alguien preguntaba alguna vez ¿cuánto tiempo vamos a estar vivos? y ¿cuánto tiempo vamos a estar muertos?. La verdad es que ninguno de nosotros sabemos cualquiera de las dos respuestas, lo que sí es un hecho es que -mientras no haya pruebas en contrario- el tiempo que vamos a estar muertos se presume infinitamente superior al tiempo que vamos a estar vivos.

Un día más es un día menos…

Escrito por  |  Domingo, 28 Junio 2015 00:00

Envejecer es como escalar una gran montaña:

mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la

mirada es más libre, la vista más amplia y serena.

Ingmar Bergman

Su majestad la mentira…

Escrito por  |  Domingo, 21 Junio 2015 00:00

Para ocultar la mediocridad no hay mejor recurso que la mentira, ese parece ser el grito de batalla de aquellos que su futuro lo ven incierto a causa de sus propios errores, los cuales les cuesta mucho reconocer, y por ello, siempre buscarán la forma de desviar la responsabilidad hacia otras personas, sin importarles que esas personas puedan ser afectadas material y emocionalmente por la canallada que representa el mentir.

 

En principio, tal vez parezca que los mentirosos han ganado la batalla, pero como decía Eduardo Couture refiriéndose al Derecho: “El tiempo se venga de las cosas que se hacen sin su colaboración”; los amantes del esoterismo dirían que es el “karma”, y por lo tanto replico este pensamiento que leí en alguna parte: “Nunca entenderás el daño que hiciste hasta que otra persona te haga lo mismo, por eso estoy yo aquí, Atentamente: El Karma”.

  

La mentira produce un placer efímero, al ver como su resultado parece favorecerte; pero su verdadero efecto termina por ser fatal para aquel que la vierte, pues no importa el tiempo que haya transcurrido, el letrero de “mentiroso siempre irá lacrado en su frente.

  

El decir la verdad nos libera de una carga bastante pesada, tal vez las consecuencias nos duelan, pero ese sentimiento que produce el reconocer los errores son el primer paso para ir creciendo emocionalmente; la madurez comienza con el autoconocimiento de tus fortalezas y debilidades.

  

Lo mejor es caminar con la cara en alto, no obstante las piedras en el camino que los envidiosos y traicioneros colocarán para evitar que los emprendedores avancen; dejen que esa gente nefasta y floja se retuerza en sus propias heces, pues tarde o temprano se tragarán su propio veneno, solo es cuestión de tiempo.

  

En la política, noble actividad del ser humano, ha terminado por ser el recinto de la mentira, ésta se ha convertido en la cueva de los mercenarios del poder, aquellos que prácticamente se han pasado la vida comiendo del presupuesto arrancado con sangre sudor y lágrimas de los contribuyentes.

  

Por eso es que la gente se ha alejado de todo lo que huela a política, porque ésta es sinónimo de mentira; se miente para ganar, también se miente  cuando se ha perdido, en esto último, para justificar la derrota fraguada en la mediocridad de los que gritarán ¡fraude!.

  

¿Mentir será nuestra naturaleza?, definitivamente lo dudo; cuando alguien miente lo hace con todo el dolo que su nefasta ambición le aconseja; mienten para traicionar, mienten para justificar sus actos, mienten para ganar el apoyo, mienten cuando de antemano saben que van a traicionar la confianza; ésa es la política de esta época con la mentira recargada.

  

Pero no todos son mentirosos, todavía hay gente honesta que merece ser reconocida y emulada; gente que se esfuerza por lograr mejores cosas a través de su trabajo y no de la ventaja que pueda sacar sobre los demás; los envidiosos y mentirosos son los que deben desaparecer del mapa político, algún día sucederá.

 

 Que su envidia sea tu acicate; no te bajes a su nivel de mediocridad, mejor avanza, pues cada uno de tus éxitos es una especie de bofetada para aquellos cuyo único argumento es “mentir”.

  

Las palabras se las lleva el viento, pero mi pensamiento escrito está

 L.D. MIGUEL:.ROSALES:.PÉREZ:.

Mucho ruido y pocas nueces…

Escrito por  |  Domingo, 31 Mayo 2015 00:00

Estamos a punto de terminar con el martirio de las campañas políticas, y sí, aunque a algunos les moleste, en lo que a mí respecta, estas campañas se convirtieron en particularmente nefastas.

Desencanto a la política

Escrito por  |  Domingo, 24 Mayo 2015 00:00

Cuando creemos que vamos avanzado, la realidad nos pone un garrotazo de regular tamaño y nos obliga nuevamente a poner los pies en la tierra; la efímera excitación del progreso se convierte en la eterna lucha contra la frustración por el fracaso, y entonces, nuestro hermosos carruaje de cuento de hadas se convierte en calabaza... pero seguimos adelante, nos vamos a pie buscando nuestro próximo molino de viento para desahogar nuestro valor reprimido.

La guerra sucia de las campañas…

Escrito por  |  Domingo, 17 Mayo 2015 00:00

Toda esta semana hemos estado presenciando acontecimientos políticos que en cierta medida van a influir en los procesos electorales del 7 de Junio, habiendo en todos ellos un común denominador: La lucha por el Poder.

¡Por mi madre!... y por la suya también

Escrito por  |  Domingo, 10 Mayo 2015 00:00

Están en todas partes, a todas horas, en cualquier circunstancia, en los momentos felices, en los momentos de apuro; se hacen sentir cuando todo parece perdido, pero también nos apabullan en nuestros excesos de felicidad y diversión; sus manos son un arma mortal cuando las usan para darnos coscorrones o jalones de oreja, pero son miel y derrochan ternura cuando nos regalan una caricia por portarnos bien; todos las tenemos, y aunque algunos se esfuerzan por disimularlo, terminamos por recordarles a la autora de sus días; por eso hoy digo con emoción, ¡por mi madre bohemios!… y por la suya también.  


Página 6 de 8